Vitamina D

La vitamina D es esencial para la absorción del calcio y el fósforo. Además de con la ayuda del sol, también puede obtenerse a través de pescados grasos, leche, huevos y mantequilla.
..

 

Numerosos estudios y publicaciones realizados en las últimas décadas revelan que una parte de la población, fundamentalmente personas de edad avanzada y adolescentes, padece deficiencia de vitamina D, sobre todo al final del invierno.

 

En estados carenciales de esta sustancia, las defensas del organismo son más débiles y proclives a la infección. Aquellos pacientes que presentan menor cantidad de la vitamina tienen un historial más nutrido de resfriados y catarros recientes, sea cual sea la época del año analizada.

 

El estudio demuestra que existe una asociación entre los niveles de vitamina D y la presencia reciente de lo que se conoce como resfriado común. Una reciente investigación sugiere que ‘la culpa’ de tanto constipado puede radicar en las carencias de vitamina D -una sustancia que el cuerpo ‘elabora’ gracias a la exposición a los rayos solares- que pueden producirse en invierno.