Vitamina B

El complejo de la vitamina B está formado por un conjunto de vitaminas que actúan en común.

Son hidrosolubles, es decir, se disuelven en agua, por lo que se pueden perder en el agua de cocción y en caso de tomar exceso se eliminan por la orina.
Las más importantes son.
..

 

Vitamina B1 (Tiamina): fundamental para el proceso de transformación de azúcares y cumple una importante labor en la conducción de los impulsos nerviosos, y en el metabolismo del oxígeno. Se encuentra en la levadura de cerveza, germen de trigo, carne de cerdo, hígado y riñones, pescado, pan integral, alubias cocidas, leche y sus derivados, principalmente.

 

Vitamina B2 (Riboflavina): Interviene en los procesos enzimáticos relacionados con la respiración celular en oxidaciones tisulares y en la síntesis de ácidos grasos. Es necesaria para la integridad de la piel, las mucosas y por su actividad oxigenadora de la córnea para la buena visión. Sus fuentes naturales son las carnes y lácteos, cereales, levaduras y vegetales verdes.

 

Vitamina B3 (Niacina): Es efectiva para mejorar la circulación y reducir el nivel de colesterol en la sangre y vital para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y para la formación y el mantenimiento de una piel saludable, lengua y tejidos del sistema digestivo. También es necesaria para la síntesis de las hormonas sexuales. Son fuentes de vitamina B3 los siguientes suplementos dietarios: levadura de cerveza, germen de trigo e hígado seco.

Vitamina B5 (Ácido Pantoténico):
 Es necesaria para la producción de células rojas de la sangre y algunas sustancias químicas presentes en el cerebro. Además es necesaria para el funcionamiento normal del tracto gastrointestinal y para la absorción y el metabolismo del ácido fólico. Existe también evidencia de que puede ser útil en el tratamiento de la depresión y la ansiedad. Algunos de los alimentos con concentraciones mayores son las carnes, el hígado, las nueces, la yema de huevo, el aguacate, el trigo integral, los vegetales verdes, las habichuelas soja, el maíz y las peras.

 

Vitamina B6 (Piridoxina): Su papel en el crecimiento, conservación y reproducción de todas las células del organismo, es importantísimo. La aportan la levadura seca, el germen de trigo, el hígado, los riñones, la carne, el pescado, las legumbres, los huevos, la coliflor, los plátanos, las judías verdes y el pan integral.

 

Vitamina B8 (Biotina): Esencial para el metabolismo de grasas y proteínas. Ayuda al tratamiento de la calvicie, así como a que el cabello no se vuelva blanco. Alivia dolores musculares, el eczema y la dermatitis. También ayuda a combatir la depresión y la somnolencia. Se encuentra en el hígado, nueces, mantequilla de cacahuete, judías, yema de huevo y coliflor

 

Vitamina B9 (Ácido fólico): Resulta indispensable para el sistema nervioso, toda vez que incide positivamente en su crecimiento y funcionamiento, así como también en el de la médula ósea; además, favorece la regeneración de las células. La B9 se encuentra en la espinaca, los berros, las frutas, la zanahoria, el pepino, el hígado, los riñones, el queso, los huevos, la carne y el pescado.

Vitamina B12 (cobalamina):
 Desempeña un papel muy importante en el crecimiento de la persona, contribuye con el desarrollo normal del sistema nervioso, es indispensable para la médula ósea, la síntesis de glóbulos rojos y el correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal. Se consigue en huevos, derivados de la leche, hígado, riñones, pescado y carnes.