Sanos Consejos

– Tomar agua en la cantidad adecuada para mantener una buena hidratación. Se debe tener en cuenta que el ambiente, la temperatura, la exposición al sol o la actividad física condicionan la cantidad que se debe ingerir.

 

– Evitar dietas  desequilibradas. Un déficit calórico o nutritivo en la dieta desvitaliza la piel y la envejece…

 

– Los cambios de peso, excesivos y continuados, son un enemigo claro para la elasticidad de la piel.

 

– Se deben dormir las horas suficientes para descansar bien y favorecer el proceso de regeneración celular de la piel.

 

– Seguir  hábitos saludables: no consumir alcohol ni cafeína y no fumar (el tabaco elimina la vitamina C del cuerpo).

 

– Prescindir de colorantes y condimentos, así como de altas cantidades de sal. Este tipo de sustancias son vasodilatadoras y empeoran la circulación sanguínea, con lo que llega menos oxígeno a las células de la piel, repercutiendo negativamente en su renovación y luminosidad.

 

– Evitar en media de lo posible la comida chatarra!

 

– Si cocinas, cocinar preferentemente con aceite de oliva porque es fuente valiosa vitamina E, provitamina A, grasas mono insaturada y diferentes antioxidantes. No es tan perjudicial como la mantequilla o margarina que es grasa saturada de origen animal.

 

– Consumir alimentos de temporada ya que cuanto más frescos mayor será el aporte de vitaminas y oligoelementos.