Imagen Facial: ¡Tu mejor Presentación!

Imagen Facial: ¡Tu mejor Presentación!

Nuestra cara está expuesta a muchos factores que pueden dañarla, el sol, el maquillaje, la contaminación, malos hábitos de higiene, etc. aún así el mantenerla saludable y bella es posible y no tiene por qué ser una gran complicación. Tan sólo debes tener claros los puntos básicos a seguir de acuerdo a tu tipo de piel y hábitos de vida, recuerda siempre será mejor si tomas la indicación de la experta.

 

Debes de tener  la precaución de mantenerla limpia, de hidratarla, nutrirla y de alimentarte bien, siguiendo estos pequeños consejos tu piel  estará siempre en óptimas condiciones de salud y  por supuesto de belleza…

 

Para saber cómo cuidar nuestra piel, necesitamos saber qué tipo de piel tenemos. Hay  cuatro tipos importantes, haremos una breve definición de cada una de ellas:


•    Piel normal. Es el tipo ideal deseado por todas y todos, algunas de sus características son una piel  tersa y suave al tacto, sus poros son pequeños incluso no se ven, por lo mismo casi no presentan espinillas o puntos negros, pero aún así tienes que cuidar tu piel, un mal cuidado puede alterar sus funciones normales y hacerte caer en otro tipo de piel. Lo recomendable en este tipo de pie les la hidratación, limpiezas esporádicas, producto de apoyo en cada indicado de acuerdo a tu edad y una mascarilla de acuerdo al tipo de estación que estemos viviendo.

 

•   Piel seca. Ligeramente opaca, puede presentar descamaciones y tirantez generalmente por la mañana,  aunque en algunos casos durante todo el día, presenta también poros cerrados. Este tipo de piel está más propensa a los efectos del tiempo, como lo es la flacidez, arrugas y manchas, es muy sensible al frío provocando rojeces y mayor tirantez, generalmente se presenta este tipo de piel  por la exposición frecuente al sol, sin protección, mal uso de cosméticos o productos mal indicados, también puede ser a partir de una piel grasa mal cuidada. Las personas de piel muy blanca tienden mucho a poseer este tipo de piel, los malos cuidados pueden provocar que esta piel se torne quebradiza.

 

•    Piel Sensible. Es muy difícil caracterizar este tipo de piel, pues la definición más cercana sería ese tipo de piel que reacciona muy fácilmente a factores ambientales, como el sol y el frío, tiene a producir una importante rojez en mejillas, puede presentar también capilares rotos (cuperosis) vasos sanguíneos muy visibles y áreas con deshidratación que se irritan con facilidad. Este tipo de piel, tiene que tener grandes cuidados, como paso numero uno acudir con el experto y someterse a un tratamiento desensibilizar la piel y mejorar su aspecto.

 

•   Piel Grasa. Lamentablemente es la piel que presenta mayor numero de anormalidades, se caracteriza por la famosa ZONA T grada, en otras áreas tales como las mejillas se puede ver la falta de hidratación, las imperfecciones de esta piel pueden generar manchas, los cuidados además de la higiene es acudir a un centro profesional donde se equilibre la piel, dándole la mayor normalidad posible, este tipo de piel tienden a desarrollar bacterias y con ello podemos provocar un acné.

 

No es necesario hacer grandes esfuerzos para lucir un cutis saludable y por ende lindo, si bien es verdad que no todas tenemos la gracia de tener una facciones perfectas, el tener un aspecto saludable nos embellece muchísimo, pero para lograrlo debemos tener disciplina y mantener la constancia. La limpieza es uno de los factores más importantes para mantener nuestra salud y que esta se vea reflejada al exterior mostrando un rostro terso, un cuerpo tonificado y fuerte, un cabello sedoso, etc. La alimentación también es muy importante, ya que nosotros elegimos comer sano o mal comer, el comer sano nos hará también lucir sanos esto no quiere decir que tengamos que privarnos de algún postro, de un chocolate… siempre y cuando estos no sean la base de nuestra alimentación.

 

En BP Studio tenemos un tratamiento específico de acuerdo a tu edad y tipo de piel, es importante que si presentas un problema acudas cuando antes de lo contrario este se extenderá y se volverá más profundo, dejando estragos en tu piel, que no solo afean el rostro sino que pueden desencadenar en otros problemas por ejemplo ACNE.