Exfoliación Corporal, ¡Piel a Punto!

¿Qué es la piel?

 

La piel es un órgano viviente, el más grande del cuerpo (pesa entre 1.8 y 2.7 kg), que cambia constantemente, respira y necesita ser cuidado y atendido toda la vida.

 

Es la mediadora entre la parte interna y externa del cuerpo y está constituida por elementos básicos que se tienen que conocer para aprender a tratarla…

 

La piel está cubierta por una mezcla de sudor y de sebo, que es la película hidro-lipídica que constituye la primera barrera defensiva contra las agresiones externas fricciones exteriores al limitar el desarrollo de las bacterias gracias a su acidez (con un pH 5.5). Esta fina emulsión (emulsion epicutanea) también mantiene el grado de hidratación cutánea y le otorga a la piel su aspecto aterciopelado.

 

La piel es un órgano que produce células de forma continua. Sin embargo de la misma forma que se van regenerando algunas unidades dejan de ejercer sus funciones vitales y permanecen muertas de tres a cinco semanas en la superficie de la dermis. A medida que emergen las nuevas células, se van desprendiendo las inertes, produciendo la regeneración de nuestra piel.

 

La exfoliación permite la aceleración de todo este proceso, estimulando la circulación sanguínea y creando un efecto anti-envejecimiento. Como resultado, se obtiene una piel más oxigenada, suave tersa e incluso en algunos casos, sin manchas superficiales. Además los productos de belleza que apliquemos después del tratamiento tendrán un efecto mayor y más duradero.

 

Para llevar a cabo el proceso de exfoliación podemos elegir entre una variedad de técnicas que existen en el mercado, las ideales siempre serán aquellas recomendadas por un especialista después de un diagnostico de tu piel.

 

Exfoliar la piel supone eliminar mediante roce o fricción, las células superficiales de la piel. Existen diversos factores determinantes que ralentizan el proceso que permite la regeneración de piel: El paso de los años, el estrés, una mala alimentación y la falta de cuidados oportunos son los más relevantes.

 

Como consecuencia de esta continua regeneración, se acumulan células muertas formando una capa debajo de la cual se esconde la suavidad de la piel.

 

El peeling o exfoliación aumenta el proceso de descamación de la piel, liberándola así de la suciedad incrustada, devolviéndole a la piel la lozanía, quedando más suave y tersa.

 

Realizar una exfoliación de piel como parte de tu rutina de belleza es además de sano para tu piel, relajante para tus sentidos.

 

En BP Studio encontrarás un tratamiento ideal para tu tipo de piel:

Kianty Experience (ideal para pieles foto envejecidas) restaura la piel dañada después de largos periodos de exposición solar, finaliza el tratamiento con Mosto dejando la piel completamente humectada.
Costo por sesión $1,350

Body Energy: tratamiento indicado para eliminar toxinas en la piel, prevenir la piel de naranja, su exfoliante es rico en algas marinas, para finalizar se utiliza un humectante con silicio orgánico que repara la piel, la hidrata y le devuelve la flexibilidad.
Costo por sesión $1,350