El Vino y sus Propiedades

Y para escucharlo una vez  más… una copa de vino resulta muy saludable.

En efecto, un consumo responsable de este manjar de Dioses resulta bellamente terapéutico.
..

 

Sus ventajas son muchas: 

El vino posee taninos, sustancias naturales, astringentes y amargas que proceden de la maceración de los hollejos y de la crianza en madera que ayudan a mantener más limpias nuestras arterias, contribuyendo en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Así mismo, el pellejo de las uvas negras contiene un amplio rango de compuestos fenólicos. Concretamente ácidos fenólicos, flavonoides y resveratrol que tienen una gran capacidad de proteger a las lipoproteínas LDL de la oxidación. (Inhiben el colesterol malo, que una vez oxidado pasaría a formar una placa de ateroma en la pared de las arterias) . El resveratrol, puede ayudar a retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades como el Alzheimer.

 

Hoy se sabe que el proceso de envejecimiento así como la aparición de algunas enfermedades, se debe al efecto de los radicales libres. Es decir, a ciertas partículas que oxidan nuestras células, responsables del endurecimiento de nuestras arterias (arteriosclerosis). Podemos combatir los radicales libres consumiendo antioxidantes con altas dosis de verduras y frutas frescas, aceite de oliva y vino tinto con moderación.

 

La mayoría de las sustancias beneficiosas se acumulan en el hollejo de la uva. El vino tinto es más beneficioso que el vino blanco debido a su proceso de elaboración y a los grandes activos que se aprovecha de la uva cuando esta pasa a ser vino. Además, la uva negra es más rica en taninos. Las variedades de cabernet sauvignon contienen más polifenoles que el resto. Cuando se trata de vinos españoles hay que recordar que un clima soleado aumenta la presencia de estos pigmentos.