Efectos de la Alimentación en tu Piel

La salud y el buen estado de nuestros órganos, depende en gran parte de la alimentación. 

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y refleja sin reservas la carencia o buen estado de vitaminas, proteínas o minerales. Para mantenerla siempre sana, en forma y prevenirla de su envejecimiento prematuro debemos optar por una dieta equilibrada donde abunden las frutas y verduras así como las proteínas y grasas esenciales, (grasas vegetales, almendras, nueces, aguacate, aceite de olvido etc…)…

Fundamentalmente nuestra dieta debe responder a tres pilares básicos:

 

– Hidratación. Debemos tomar un aporte de líquidos suficiente para mantenerla correctamente hidratada (entre litro y medio y dos litros diarios, de agua simple). La ingesta debe ser frecuente a lo largo de todo el día para evitar la deshidratación, tan perjudicial para todos los órganos y, en especial, para la piel. El estrés, la exposición al sol, las altas temperaturas, el ejercicio o la sudoración excesiva pueden aumentar los requerimientos de líquido.

 

– Nutrición de la piel, para lo cual debemos tomar alimentos ricos en vitaminas y ácidos grasos esenciales (ácidos omega III). Las primeras las encontraremos en las frutas, verduras y algunos cereales y los segundos están, sobre todo, en los pescados azules (atún, sardinas, salmón, lubina, pez espada…) y, en general, en alimentos ricos en omega 3.

 

– Eliminación diaria y correcta de toxinas. En esta acción juega un papel imprescindible el correcto funcionamiento de nuestro intestino (y de su correcta funcionalidad es donde entra en juego la cantidad de fibra que ingerimos diariamente), tanto para deshacerse de los restos innecesarios como para absorber correctamente los nutrientes elementales. Debemos evitar el estreñimiento con alimentos como los kiwis, las ciruelas pasas y los cereales integrales. Todos ellos tienen propiedades depurativas que eliminan las impurezas de nuestro cuerpo y de nuestra piel, si en la cotidianidad de pronto se te olvidan estos alimentos siempre podrás recurrir a la fibra en polvo.