Daños Solares en la Piel

Problema en la piel por el sol:
ERITEMAS: Es un enrojecimiento de la piel que va acompañado de sensaciones de calor, picor, y a veces de inflamación, ámpulas etc…

Lo causa de la radiación solar sobre los vasos sanguíneos de la dermis, provoca una vasodilatación, y una sensibilidad muy alta al contacto con la piel, por lo que causa fragilidad capilar mejor conocido como couperosse!

 

QUEMADURAS: Si se mantiene una exposición inadecuada al sol, sin protector solar y por un espacio de tiempo desmesurado, la piel pasa de adquirir un color rosado (eritema) a un color rojo  vivo,  donde incluso pueden aparecer ámpulas (quemaduras).

Además de estas alteraciones de la piel, las quemaduras solares elevan significativamente las posibilidades de desarrollar melanoma (EL CÁNCER DE PIEL MAS AGRESIVO), cuya incidencia ha aumentado progresivamente en los últimos tiempos, pues no hay una conciencia al respecto y con ello un cuidado inadecuado de nuestra piel, pues no se toma en cuenta que ya no solo es cuestión de estética sino de SALUD!

Es importante saber que investigaciones pasadas y recientes demuestran que los daños más significativos en cuanto a radiaciones solares son en nuestra juventud y niñez, casualmente cuando menos cuidado tenemos al respecto, y por lo que ahora hay que inculcar a nuestros hijos, amigos etc.

Hay zonas del cuerpo especialmente sensibles a las radiaciones nocivas del sol. Para evitar quemaduras en partes como los labios, los ojos, el escote, el pecho y las manos, hay que utilizar protectores solares específicos (qué protejan más del 90 % de los rayos solares, es decir que tengan esa efectividad).

Para los labios, un protector labial con filtros solares; para los ojos, una crema específica para el tipo de piel orbicular y unas gafas resistentes a los rayos UVA; y en cuanto a las manos, el escote y el pecho, es recomendable utilizar una protección muy alta para evitar quemaduras, debido a que es una zona especialmente sensible al no estar expuesta a los rayos solares durante el invierno, lo ideal es mantener el mismo cuidado todas las épocas del año y tener los mismos cuidados que se tienen en rostro para cuello y escote, y nunca olvidar poner protección en las áreas que diariamente están expuestas al sol.

 

Manchas: El color de la piel está determinado por una combinación de pigmentos producidos en la piel y los colores naturales de las capas más externas de la misma. Sin pigmentación, la piel tendría un color blanco pálido con varias gamas de color rosa, debido a la sangre que fluye a través de ella.

El principal pigmento de la piel es la melanina, de color pardo oscuro, y está producida por unas células (melanocitos), distribuidas entre las demás células de la capa superior de la piel (epidermis).

La exposición continua al sol, sin tomar las precauciones necesarias, puede causar la aparición de las denominadas manchas solares o mejor conocidas como marcas de la edad. Su aparición es consecuencia de una producción alterada de melanina por parte de los melanocitos.

Para prevenirlas, se debe tomar el sol con cautela, limitando el número de horas,  usando cremas con factor de protección solar, y mantener una hidratación optima en nuestra piel.