Cómo Lucir una Piel Joven y Sana

Una dieta equilibrada es la mejor garantía para mantener la piel sana y bonita. Combinar unos nutrientes con otros para aportar variedad a la alimentación es regla básica para una nutrición adecuada.


– Fruta. La fruta es imprescindible. Aporta vitamina C, provitamina A, fibra, diferentes minerales y distintos antioxidantes. Para que mantenga sus propiedades es importante que se opte por fruta muy fresca y que se almacene en casa el menor tiempo posible. Es de los pocos alimentos que garantiza un aporte de vitamina C importante porque no necesita de cocción y otra manipulación. La ingesta adecuada de fruta es fundamental para mantener el buen aspecto de la piel porque la vitamina C es básica para la síntesis de colágeno y para el buen mantenimiento del manto hidrolipídico de la piel…

 

– Verdura y hortalizas. Son la mejor fuente de fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales, además, aportan pocas calorías. El ácido fólico, muy abundante en las verduras es fundamental para la piel.

 

– Carne y huevos (proteínas). Las grasas que aportan son perjudiciales para la piel porque potencian moléculas pro-inflamatorias pero las proteínas son necesarias para evitar la pérdida del tono muscular del rostro y el des-colgamiento de la dermis.

 

– Pescado. También aporta proteínas y sus grasas son beneficiosas. Sobre todo el pescado azul contiene grasas poli insaturadas, ácidos omega 3 y vitamina A y minerales. Los omega 3 desempeñan un papel fundamental en el buen estado de la piel, hoy en día hay diversos suplementos alimenticios que aportan omega III.

 

– Arroces y legumbres. Los arroces contienen vitaminas del complejo B y, las legumbres, una cantidad elevada de fibra, antioxidantes y minerales como el calcio, el magnesio y el hierro. Son alimentos muy interesantes para la piel, ayudan a depurar la toxicidad de nuestro organismo.

 

– Frutos secos. Aportan vitamina E, grasas poli insaturadas y calcio, entre otras.

 

– Lácteos (leches, quesos, crema, yogurt…). Las grasas que posee son saturadas (no son tan recomendables) pero también dosis muy alta de vitamina A. Por eso se aconsejan estos productos desnatados, semi-curados o light.