¡Bolsas & Ojeras!

La piel del contorno del ojo se caracteriza por ser la más fina y frágil del rostro, muy susceptible de estropearse si no se tiene un cuidado especial.

 

Aun así, existen ciertas alteraciones que se producen alrededor del ojo que preocupan estéticamente a todos aquellos que las padecen.  Se trata de las bolsas y ojeras.

 

Las ojeras son una coloración oscura que se forma en el párpado inferior. Se distinguen dos tipos de ojeras, según sea la causa que las provoca. Por un lado, están aquellas que se deben a una pigmentación personal y que suelen darse en individuos con la piel más oscura.  Su origen es genético o racial y es frecuente en la zona mediterránea.

 

Distinto es el caso del otro tipo de ojeras, cuyo problema se centra en el grosor de la piel del contorno del ojo. Cuando la pieles demasiado fina, las ojeras aparecen por transparencia. Esta delgada piel deja ver el músculo orbicular que tiene un color rojo oscuro, así como el entramado de capilares, vasos y venitas, dando lugar a manchas gris-azuladas.

 

Otra imperfección del rostro, que entristece y envejece la mirada son las bolsas.  Se producen por la acumulación de grasa y agua en el globo ocular, especialmente en el párpado inferior. Su origen puede ser hereditario pero hay casos en los que se forma como consecuencia del paso de los años.

 

A medida que pasa el tiempo, el músculo que rodea el ojo y que contenía la grasa acumulada en el párpado inferior, se debilita y hace que las bolsas sean más profundas.

 

Tip: todos los días por la mañana en cara limpia se pueden aplicar dos rodajas de papa  delgadas y preferentemente frías  sobre los ojos dejando entre 5 y 8 minutos, lo que ayudara a refrescar la piel.

 

SOLUCIONES:

Deben realizarse tratamientos drenantes para eliminar la bolsa (cuando recién comienza), utilizamos aparatología específica y producto completamente orgánico para obtener el mejor resultado… Es importante recordar que cuando comienzan estos problemas es el tiempo indicado para comenzar a tratarlo y así evitar una solución mas tortuosa.

 

Las bolsas y ojeras no se pueden prevenir, pero sí que existen ciertos factores que las agravan como la falta de algunos minerales por una alimentación inadecuada, el descanso insuficiente, malos hábitos en cuanto a cuidados de nuestra piel y ciertas enfermedades.

 

Una dieta equilibrada, dormir siete u ocho horas, y evitar excesos como el alcohol o el tabaco, evitan que aumenten estas imperfecciones dando tono envejecido y apagado del rostro, en general y de la mirada…